intelectuales

Quiero responder una pregunta que me hizo la Paola: ¿por qué los intelectuales apoyaban el proyecto de AMLO?

Un intento de respuesta es este: llamarse a sí mismo intelectual es una exagaración de la personalidad, como lo es identificarse con cualquier rol: empresario, líder, o lo que sea.

El intelectual cree 3 cosas que lo joden: 1) que es intelectual, esto es, que tiene una identidad y que ésta es la de ser intelectual, y por lo tanto: 2) que sabe, y lo que es peor: 3) que el conocimiento es eficaz.

Estas creencias provocan la noción de que si él estuviera a cargo las cosas fueran diferentes, pues él sabe y cuando uno sabe las cosas resultan, se dan, porque al saber la verdad podemos actuar en consecuencia y ser efectivos, dar resultados.

El problema con estas creencias son también 3: 1) no existe tal cosa como un intelectual. Todos dedicamos tiempo a la reflexión, y si unos lo hacen más que otros no tendría por qué llamarse a sí mismo intelectual, con la connotación de sabedor y efectivo. 2) El que dedica mucho tiempo a la reflexión (lectura, escritura y meditación) sabe cosas que no conocen otros, pero quizás la dimensión de lo conocible es tal que esa diferencia resulta insignificante. Creo que este es el caso. 3) Lo limitado del conocimiento del intelectual más intelectual y la complejidad del mundo donde actuamos le imposibilita ser eficaz, es otro ignorante más, como el resto. El problema es que cree que sabe.

Es común la queja de que es fácil ver lo negativo pero difícil lo positivo. La queja continúa, «bueno, entonces tu ¿qué propones?». Pero, ¿y si realmente esto es cierto al extremo, si sólo podemos identificar lo que está mal, lo que no nos conviene, y no lo que sí conviene? Tiene sentido porque, lo que no nos conviene es lo que anteriormente ha provocado problemas (y de estos tenemos miles), y lo que nos conviene es cada vez nuevo porque depende de las circunstancias (siempre diferentes).

Para actuar debemos esperar las mentadas circunstancias, cuando éstas son el presente y vemos alguna acción que podemos hacer con poco riesgo de caer en el error es entonces cuando podemos actuar. En lugar de criticarnos por no ser positivos deberíamos aceptar la naturaleza de nuestra acción, las limitaciones de nuestro conocimiento y lo abrumador de la complejidad, entonces actuaremos por donde podamos en el momento, no haciendo planes magnánimos (y magnánimamente equivocados).

Esto podría explicar por qué los sueños se cumplen cuando ya no se desean: cuando se desean forman parte de un plan a largo plazo, y cuando llegan son ya parte del presente. Cuando son planes no se cumplen debido a nuestra falta de control, a que no consideramos la complejidad en los mismos, no porque nos falte capacidad, sino porque es imposible. Y cuando se cumplen ya los deseábamos porque no fue consecuencia de un gran plan y esfuerzo acorde.

La bonita canción de Twisted Sister «The price», trata el tema de los sueños. Dice:

(words & music: D. Snider)
How long I have wanted this dream to come true
And as it approaches, I can’t believe I’m through
I’ve tried, oh, how I’ve tried
For a life, yes a life, I thought I knew
Oh, it’s the price we gotta pay and all the games we gotta play
Makes me wonder if it’s worth it to carry on
‘Cause it’s a game we gotta lose, though it’s a life we gotta choose
And the price is our own life until it’s done
Time seems to have frozen but the mind can be fooled
As the days pass I discover, destiny just can’t be ruled
Hard times, oh, hard times
For the prize, yes the prize, I thought I knew
REPEAT CHORUS
Solo – Eddie
REPEAT CHORUS (2x)

Es una mamada. Refleja sí nuestro sentir con respecto a los sueños y cómo los deseamos, pero el sentir que nos provoca estar equivocados.

Continuando con la respuesta a Paola: Ya dije que los intelectuales se equivocan porque creen saber. Y específicamente se equivocan al creer que es posible cierta forma de control sobre la sociedad. Esta es la tradición de izquierda: el control del Estado sobre los medios de producción. Y la tradición de la derecha fue reconocer una forma de auto organización en la economía; la mano invisible que la guía, la que propuso Adam Smith, es el reconocimiento de que nadie tiene el control.

La izquierda ve el control en todas partes: controlaron las elecciones, no controlaron la desigualdad. Y son partidarios de los grandes proyectos, añoran la era priista cuando uno decidía una gran acción coordinada a nivel país.

En Europa son temerosos de los que albergan este tipo de creencias, y lo son porque un puñado de estos locos provocaron grandes tragedias (la segunda guerra mundial, el socialismo, y otras bellezas europeas). Muchos de ellos entienden que hay personas que son peligrosas por ser propositivas, porque creen que tienen la solución, porque son fanáticos. Por esta razón yo no consideré sucia la campa{a del PAN que argumentó que AMLO es un peligro para México.

Los de la izquierda la condenaron porque según ellos aludir al miedo en una campaña es algo sucio. Pero esta idea es incorrecta, usar el miedo que provoca una amenaza física directa es inmoral e ilegal. Pero el miedo que puede provocar decir que alguien es un peligro para el país no es similar; y no es ilegal decirlo, ni es inmoral. También decir que Calderón es corrupto puede infundir miedo, ¿es esto inmoral? ¿Sólo con el uso de la palabra «peligro» se alude al miedo?

Según entiendo, en otros países, los desarrollados, el presidente puede emitir opinión sobre sus preferencias políticas, aunque claro está no puede desviar recursos para favorecer a su candidato. Aquí en México la gente se asusta mucho cuando el presidente emite cualquier opinión, creo que como consecuencia del presidencialismo, del poder que el jefe del ejecutivo ha tenido. Pero no es ilegal que lo haga, no hay ley que se lo prohíba.

Hace un par de semanas Jorge Castañeda escribió (en Reforma):

Quizás la mejor explicación se encuentre en la perspectiva diferente que tienen la gente y la comentocracia. A esta última le preocupa mucho la diferencia entre Borges y Borgues; pero a la gente le interesa la tasa de interés hipotecaria. Al círculo rojo le importan las metidas de pata verbales de Fox; a la gente su situación económica personal, el Seguro Popular o la extensión de Oportunidades.

Esto me recuerda las diferencias que identificaba entre la cultura norteña y la del centro, aquí (en el norte) no nos interesa el conocimiento y allá se valora mucho. Aquí somos más pragmáticos, nos interesan los resultados inmediatos y a mediano plazo, los que podemos comprobar. Quizás porque el conocimiento es tan ineficaz es que no es necesariamente mejor tener las ideas del centro.

Necesito lentes

Hace un par de días mi hermana me insistió que debería probarme sus lentes. No lo querí­a hacer porque se que una vez que los aprecie no los voy a dejar. Así nos pasa con todas las cosas buenas, si no las conocemos no las extrañamos pero cuando lo hacemos no podemos vivir sin ellas. Me refiero por ejemplo a los zapatos, el papel higiénico, el corte de pelo, los cepillos de dientes, y por supuesto los lentes.

Mi blog

Hoy instalé el software de Word Press para mi blog. Me gustó el template que seleccioné porque la letra se puede hacer grande y el formato se ajusta al tamaño de la misma. Son pocas las páginas que hacen esto.

No tengo idea de qué voy a escribir aquí­. Ni se si lo continuaré.